En la Sierra de La Garrocha, en plena comarca del Maestrazgo turolense y en el término de la demarcación de Montoro de Mezquita, se hallan ubicados los “í“rganos de Montoro”. Viajando por la carretera que discurre de Villarluengo a Ejulve, después de serpentear innumerables curvas, nos topamos con un mirador de parada obligatoria, lugar privilegiado desde donde podemos observar en todo su esplendor los espectaculares í“rganos. Estas formaciones orográficas de la edad cretácica, constituyen por su singularidad una de las más representativas y curiosas estructuras calizas creadas por poderos plegamientos y fallas sinclinales, que el tiempo, con ayuda del viento, la lluvia y las aguas fluviales han erosionado y modelado de manera tan caprichosa en gigantescas estrí­as plegadas sobre si mismas. A los pies de este imponente farallón discurre encajado el curso del rí­o Guadalope, franqueado por frondosa vegetación en sus riberas.

SAMSUNG